viernes, 20 de agosto de 2010

APOYEMOS EL MOVIMIENTO DE LUCHA ESTUDIANTIL POR LA LIBERTAD TOTAL DE CUBA


MOVIMIENTO DE LUCHA ESTUDIANTIL
“No hubo autoridad moral más alta en la Universidad de La Habana, que la reconocida a José Antonio Echeverría en sus tiempos”.
                                                                   Juan Nuiry


Protesta en la Universidad de La Habana en el Presente

Estudiantes participantes: Sara Martha Fonseca Quevedo y Yordani Martínez Carvajal, Michel Rodríguez Luis, Luis Enrique Labrador y Eduardo Pérez Flores.

Sus expresiones sobre las escalinatas de la Universidad:

"Las calles, como esta universidad, no tienen color ni ideología política. Las calles son del pueblo''.

¡Abajo los Castro! ¡Libertad!

COMENTARIO:

Así como es importante el apoyo, el respaldo, las marchas y todo lo demás alrededor de Reina Luisa Tamayo y el de mantener muy en alto el nombre de su hijo Orlando Zapata, asesinado por los hermanos Castro y su pandilla criminal, también es importante y no se puede dejar a un lado otros aspectos de nuestra lucha por la libertad total de Cuba.

Recientemente, un grupo de jóvenes universitarios llevó a cabo una singular protesta sobre las famosas escalinatas de la universidad de La Habana donde, desde la época del líder estudiantil José Antonio Echevarría, no se realizaba tal acción. Y cosas como estas tienen la importancia en la misma magnitud que el apoyo, el respaldo, las marchas y todo lo demás que se está haciendo vía Internet y en el plano fuera del ámbito cibernético.

Fomentar, ayudar, apoyar, respaldar, incorporar a los jóvenes cubanos universitarios y no universitarios en aras de que estos participen activamente en la lucha por nuestra libertad total a través de la estrategia de la desobediencia civil, es sumamente importante también ya que, la incorporación de las juventudes es y ha sido siempre un factor determinante en los cambios culturales, políticos, sociales y económicos de cualquier sociedad, y en el caso de la nuestra, la cubana, hay toda una historia que lo comprueba y que demuestra la importancia de ellos en la participación de nuestra lucha por la libertad total porque en definitiva, como dijo nuestro apóstol José Martí: “Los niños son la esperanza del mundo”.