lunes, 26 de julio de 2010

LA PALABRA DE ORDEN ES: DESOBEDIENCIA CIVIL


DES PUÉS DE MÁS DE 50 AÑOS DE FRACASOS TODAVÍA TIENEN LA CARA DE DECIR ÉSTO:

“Discurso del Día de la Rebeldía Nacional”
                 26 de julio de 2010

"Continuaremos el estudio, el análisis y la toma de las decisiones que conduzcan a superar nuestras deficiencias en todos los órdenes y a perfeccionar nuestra sociedad", dijo el número dos del Gobierno cubano.

"Actuaremos sin soluciones populistas, demagógicas o engañosas (...) Proseguiremos con sentido de responsabilidad, paso a paso al ritmo que determinemos nosotros, sin improvisaciones ni precipitaciones", dijo, José Ramón Machado Ventura, vicepresidente de la tiranía de los hermanos Castro y su pandilla criminal.

NUESTRA RESPUESTA

Ante tanta mentira, ante toda la represión existente, ante tanto dolor y sufrimiento, ante tantas violaciones a los Derechos Humanos, ante tanta desesperanza y complicidad nacional y extranjera; y visto el caso de que los Castro y su pandilla criminal jamás cambiarán ni cederán nada ya que su conducta data de los terribles tiempos de poco después de 1450 cuando los señores feudales debajo de cada fortaleza-castillo, tenían mazmorras con muros tachonados de cadenas y salas de tortura llenas de potros, botas de plomo y una tecnología muy exhaustiva de mutilación y asesinato con la mayor agonía posible durante el mayor tiempo posible.

Por cualquier capricho pasajero, cualquier campesino, soldado, mercader o viajero que estuviera de paso, podía ser aprehendido sin el más mínimo proceso legal, sus posesiones podían ser confiscadas y se le podía arrojar a una mazmorra durante años sin ningún tipo de cargo, para salir, en las raras ocasiones en que lo hacían, con la salud y los miembros destrozados, y completamente locos.

Cualquier escritor o panfletista que se atreviera a musitar a estos “señores” arrogantes y a sus “señoras” la más leve insinuación de cautela, era cazado como una rata, despedazado en el potro de tortura o colgado, destripado y descuartizado. El campo se quedaba en ruinas, la gente se agazapaba amedrentada en chozas inmundas y el espíritu del hombre yacía aplastado y casi muerto.

Así era 1450 en el “mundo civilizado”.

Así es en el 2010 en la Cuba de los Castro y su pandilla criminal.

El mensaje, la palabra de orden ante todo esto es: La Desobediencia Civil.

Sí, la desobediencia civil bien organizada dentro y fuera del país y además, que los que estemos afuera estemos tanto dispuestos a ayudar en todos los ordenes a los de adentro, como el ir, y participar en nuestra lucha por la libertad total de Cuba.

No hay otro camino.

La Calle Es: La Respuesta.